Nuestra posición ante las elecciones

EL NUEVO PROYECTO POLITICO EMANCIPADOR (PPE) ANTE LAS ELECCIONES 2021


El pasado sábado 4 de septiembre se llevó adelante la segunda asamblea nacional del Nuevo Proyecto Emancipatorio, con la numerosa participación de activistas de todo el país, para debatir la situación política actual, hacer un balance de las actividades y el camino recorrido en estos meses de vida desde el 10 de abril pasado, y resolver un posicionamiento conjunto de cara a las inmediatas elecciones. En este último sentido queremos expresar nuestras definiciones acordadas para la coyuntura, a la vez que resaltar la centralidad que consideramos debe tener la construcción de una alternativa política con estos horizontes para el mediano plazo, que resulte herramienta y expresión de procesos que ya existen en nuestro país, sea motor de otros, y a la vez sepa confluir con nuevos procesos políticos y sociales con los cuales podamos compartir luchas, debates y banderas. Comprendiendo que los procesos electorales, son entre muchas otras cosas, momentos donde la disputa y los debates políticos (incluso a pesar de la ultra devaluada y vaciada campaña política actual) ocupan una centralidad ineludible, es que también pensamos en fortalecer y desplegar a lo largo del país al Nuevo Proyecto Emancipatorio pensando en el 2023, no como una fecha límite o tope, pero si como meta de referencia para espolear esfuerzos. Gran parte de las intervenciones y propuestas apuntaron en este sentido, a la necesidad de fomentar y afianzar la construcción de este nuevo espacio político, con las urgencias que se imponen, y la paciencia indispensable.


Sobre estas elecciones en particular, como fuerza de izquierda, rechazamos el posibilismo del Frente de Todos y nos enfrentamos a las derechas que expresan el programa del gran capital. Atendiendo a la diversidad existente en los diferentes territorios del país, en las PASO y elecciones generales de noviembre, nos pronunciamos por el apoyo a las fuerzas políticas populares que impulsen: la suspensión del pago al FMI, la defensa irrestricta de nuestros bienes comunes contra el extractivismo, la erradicación de la violencia machista, una renta básica de emergencia y la reducción de la jornada laboral.


Se trata de una elección legislativa que requiere voces críticas y capacidad de articulación de quienes ingresen a la legislatura con las propuestas y necesidades programáticas de los movimientos sociales y gremiales en el actual contexto de crisis. Esta mirada general debe precisarse con las particularidades de cada distrito en cuanto a las corrientes políticas y los candidatos que tengan presencia en los mismos. Es una tarea pendiente la construcción de una herramienta política que permita presentar en elecciones una propuesta de transformación social profunda. Se necesita una perspectiva de izquierda, alejada del sectarismo que expresan el FIT-U, orientada a convocar a un protagonismo activo, crítico, consciente y creativo de todos y todas las trabajadoras para la construcción de las condiciones necesarias que hagan real y creíble la defensa de nuestros intereses de clase en una perspectiva de género y diversidades. Que sustente una posición de defensa incondicional de los trabajadores y trabajadoras, entendida esa identidad en el más amplio sentido, que abarque a la gran mayoría de nuestro pueblo.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *